Saltar al contenido principal

ACERCA DE CATAR

El arte de hacer café árabe

El arte de hacer café árabe
El arte de hacer café árabe

Pide un café árabe en una cafetería de Catar y disfrutarás de una taza pequeña con una bebida aromática con tintes dorados llamada comúnmente qahwa en árabe (pronunciado gahwa).

Aunque el café árabe se puede encontrar premezclado en polvo, son mayoritariamente las generaciones más jóvenes quienes lo usan así. Una persona mayor consideraría esta forma instantánea un insulto, ya que el ritual de preparar el café se toma muy en serio en los hogares cataríes y, a menudo, las tribus y las familias crean sus propias recetas características.

Los granos verdes de café de la mejor calidad se compran en tiendas al por mayor, muchas de las cuales se encuentran en el zoco  Souq Waqif, junto con otros ingredientes tradicionales: azafrán, cardamomo, clavo y hojas secas de shaiba (flor de piedra negra). El azafrán, el ingrediente más caro, se escoge cuidadosamente o se obtiene en Irán. El vendedor puede tostar y moler los granos si se lo piden, pero muchos eligen hacerlo ellos mismos. Se pueden añadir ingredientes adicionales, cuyas proporciones varían de familia a familia. Incluso el color del café es diferente: algunos prefieren tonos más claros y otros, más oscuros.  Para preparar qahwa como un catarí más, sigue estos pasos:

1.    En una mihmas (sartén para tostar), tuesta el café sobre el fuego hasta obtener el tono deseado. Calienta agua en una khumrah (cafetera grande).

2.    Deja enfriar los granos tostados en un mubarrid (recipiente de madera) y muélelos en un hawan (mortero), repicando de vez en cuando para añadir musicalidad al ritual. Los granos molidos deben quedar algo gruesos para evitar residuos en la finjan (taza pequeña). O puedes omitir este paso del ritual y usar un molinillo.

3.    Añade el café molido al agua hirviendo en la khumrah junto con cardamomo molido y otras especias según tus gustos. Deja que hierva a fuego lento.

4.    Traslada el café a una dallah (cafetera).  Para que sea auténtico, inserta un colador orgánico hecho de palmera en la boquilla de la dallah o usa el colador de la tienda local cuando lo sirvas.

5.    Vierte el café en unas fanajin (plural de finjan, las tazas pequeñas sin asas) y saboréalo con kholas (dátiles), que se prefieren por su sabor suave a tofe.  ¿No te van los dátiles? Cualquier dulce vale para complementar el amargor del café.

¿Te interesa descubrir los mejores sitios para la gente muy cafetera?

Sigue explorando

Cosas que hacer