Saltar al contenido principal

Cosas que hacer

Itinerario culinario

Lleva de paseo a tus papilas gustativas por los mejores establecimientos gastronómicos de Doha.

La predilección de Catar por el lujo se ve reflejada en su panorama culinario. En la capital, Doha, descubrirás varios restaurantes con estrellas Michelin que representan una ecléctica variedad de gastronomías del mundo bajo el auspicio de algunos de los mejores chefs de todos los rincones, desde Latinoamérica hasta Japón. Por ello, la calidad gastronómica de la ciudad está captando la atención de los círculos gastronómicos de todo el globo. Tu reto principal será encontrar el momento (y el espacio suficiente en el estómago) para probar todas las exquisiteces que te ofrece el país.  

Día 1

Si aterrizas en Doha por la noche, mímate con una estancia de lujo en el galardonado Sharq Village &Spa, a medio camino entre el Aeropuerto Internacional de Hamad y los barrios céntricos de la capital.  Situado en la dorada costa de Catar, The Ritz-Carlton ofrece una playa recóndita donde podrás desconectar después del largo viaje. Este complejo hotelero goza de infinidad de opciones gastronómicas de primera categoría, pero, si quieres experimentar lo mejor de las tradiciones beduinas (que no implique dormir en una jaima), dale una oportunidad a The Zarb Experience, proceso durante el cual la carne (normalmente, paletilla o pierna de cordero) se cocina lentamente durante seis horas en un hoyo subterráneo o en un horno de barro llamado zarb.  

Día 2

Empieza el día en el Museo de Arte Islámico (MIA).  Diseñado por el famoso arquitecto I. M. Pei, el propio edificio es una obra de arte en sí mismo, tanto por dentro como por fuera.  Después de empaparte de cuatro siglos de arte y objetos islámicos, inclusive trabajos en metal, en madera, cerámica, joyería, textil y vidrio originarios de tres continentes, sube a la última planta para comer en IDAM.  El primer restaurante en Oriente Medio del chef Alain Ducasse, cuyo nombre significa “generosidad”, cumple con creces lo que se espera de él. Cada plato es una oda a los sabores, especias e ingredientes locales, como el postre francés tradicional Date Soufflé, pero con un toque catarí.

Tras un breve descanso en el parque del MIA, pasea por el zoco Souq Waqif, mercado al aire libre donde encontrarás de todo, desde vestimentas tradicionales hasta especias, pasando por objetos de artesanía y recuerdos.

En los serpenteantes callejones del zoco descubrirás Parisa, toda una joya culinaria. Este restaurante de estilo palaciego, con una elaborada artesanía de espejos y antiguas lámparas de cristal, sirve lo mejor de la cocina persa. En cuanto al Taj Bareh Kebab, especialistas en barbacoa de cordero con especias caseras y lima fresca, es todo un favorito del público.  Tras la puesta de sol, dispondrás de varias opciones de entretenimiento en el zoco, incluidos espectáculos y exposiciones callejeros. También puedes volver hacia el MIA y el corniche para dar un paseo en bagala. 

Día 3

Tras haber aprovechado al máximo lo que ofrece el casco antiguo de Doha, ve a The Pearl-Qatar, uno de los proyectos de desarrollo inmobiliario más grandes de Oriente Medio, y date un paseo frente al mar.  Echa un vistazo a los showrooms de Ferrari y Rolls Royce o contempla los yates de lujo atracados en el puerto. Luego, sacia tu apetito probando platos cataríes en Rosado Café, cafetería independiente de propiedad catarí que ofrece básicos como los machboos y también platos veganos y vegetarianos.

Después de comer, recorre Porto Arabia, en The Pearl, y observa más de cerca los yates que pueblan el puerto, o explora el Qanat Quartier, barrio de inspiración veneciana con casitas de colores y canales.

Relájate y desconecta en el Al Messila Wellness Resort & Spa, de reciente apertura, el primer centro de bienestar de cinco estrellas de Catar. Este complejo de estilo palaciego redefine el concepto de lujo y bienestar con 26 salas de tratamientos, piscinas de mineraloterapia y mundos de bienestar acuático con temática oriental, floral mística y mineral.  Pon punto y final al día con una buena cena en uno de los ocho innovadores restaurantes del complejo. Supervisados por el prestigioso chef italiano Pino Lavarra, galardonado con estrellas Michelin, todos los restaurantes se centran en la cocina saludable y los ingredientes frescos.  Si quieres vivir una experiencia culinaria auténtica, prueba la Madrouba en Deli Kitchen, reconfortantes gachas picantes de origen omaní con pollo, arroz y especias como la cúrcuma, el comino, el cardamomo, el jengibre, el clavo, la canela, el ajo y la pimienta negra. 

Día 4

Aprovecha la mañana para pasear por el Katara Cultural Village. Katara, todo un laberinto de callejuelas empedradas con más parecido a un zoco medieval que al Catar actual, cuenta con inspiradores espacios artísticos, un anfiteatro grecorromano, boutiques y restaurantes.  Se sitúa junto a una amplia playa pública donde poder mojar los pies o practicar alguno de los deportes acuáticos disponibles.

A solo 5 minutos en taxi, el hotel Mondrian cuenta con algunos de los mejores restaurantes de lujo de todo Catar, y todo ello en un entorno actual y moderno. Para los amantes del marisco, Morimoto es un imprescindible.  Prueba el toban-yaki de marisco, la especialidad del chef, una deliciosa combinación de langosta, centolla, mejillones, almejas y vieiras en un caldo picante de miso rojo con langosta.  Con un poco de suerte, hasta podrías encontrarte con el propio Morimoto, que suele pasarse por allí para saludar a los clientes o para dar una clase magistral.  También puede ir a CUT, de Wolfgang Puck, que se centra en los cortes de carne de primera calidad en combinación con productos e ingredientes de origen local. El plato estrella del chef es el estofado de costilla con lechuga, arroz y cuápaos al vapor.

Si quieres experimentar en tus propias carnes todo el bullicio de Doha, pasea por el centro (que se suele llamar Al Dafna) y contempla de cerca algunas de las muchas maravillas arquitectónicas que inundan el skyline de la ciudad, como la Doha Tower, diseño del arquitecto Jean Nouvel, o la Tornado Tower, de 52 pisos, que presume de ofrecer 35 000 combinaciones de luz y color distintas por la noche.

Tras la puesta de sol, haz un alto en el W Hotel, el lugar ideal para ver gente guapa. Toma algo junto a la piscina en Wham Lounge, o, si prefieres una experiencia más tranquila, hazlo en Market by Jean Georges, en la planta baja.  Si quieres cenar algo, prueba el Tuna Caponata de La Spiga by Paper Moon, nombrado Mejor restaurante italiano por Time Out Doha desde hace varios años. 

Sigue explorando